Ubicado en Río Negro, en la Provincia de Osorno, Chile, el Fundo Chahuilco ha sido escenario de un creciente desarrollo genético con la ayuda de herramientas tecnológicas de ABS. El establecimiento de Engler y Compañía es un campo lechero que trabaja con un rebaño de toros de la raza Holstein Americano.

Hace poco más de un año, la hacienda comenzó a utilizar los servicios de ABS y ha invertido en Beef InFocus. “Tenemos un trabajo de desarrollo genético junto con ABS, tratando de aportar desde el punto de vista genético al desarrollo, tanto de la leche, como de la carne, en nuestro rebaño”, comenta Felipe Bugueño, gerente de operaciones del Fundo Chahuilco.

Actualmente, el rebaño de ordeña llega a 1.137 vacas en temporada alta y el equipo maneja una cantidad aproximada de 2 mil animales en promedio dentro del año. Aproximadamente 25% de los vientres son para la reposición y el resto está destinado a Beef InFocus.

La decisión de incorporar esta tecnología en el predio está fuertemente ligada a la historia del Fundo Chahuilco relacionada a engorda. “La lechería tiene prácticamente 20 años, pero el campo tiene más de 40 años y mucho tiempo se dedicó a la engorda. Es algo que está metido en las raíces de la familia del dueño del campo. Nosotros, conociendo el potencial productivo que tiene el campo, sabemos que podemos explotar de mejor manera el potencial teniendo esta integración de negocio que va entre la leche y la carne”, apunta Felipe.

Según el gerente, el equipo está extremadamente satisfecho con los primeros animales Beef InFocus que nacieron en la propiedad. “Desde el momento del parto, no hemos tenido ningún problema. No hemos tenido mortalidad asociada a temas genéticos, ni de manejo tampoco. La ganancia de peso es bastante alentadora. Estos datos proyectan que podamos tener muy buenos resultados con estos animales en cuanto a ganancia de peso y conformación del animal”, dice.

Para el equipo, la implementación de animales Beef InFocus representa una valiosa oportunidad comercial. “Una de las ventajas que tiene este manejo productivo que estamos haciendo, es que podemos vender un animal de buena calidad y con muy buen potencial de crecimiento en sus etapas iniciales del desarrollo, ya sea los primeros días después de nacido, al momento del destete, como novillo para engorda, o incluso como un novillo engordado”, destaca Felipe.

Con resultados probados, mucho trabajo, el uso de nuevas tecnologías y el movimiento del rebaño abren perspectivas prometedoras para el equipo del Fundo Chahuilco. “Por el momento, estamos proyectando mantener estabilidad productiva principalmente, pero, obviamente, con muy buenos ojos. Vemos el potencial productivo del campo y el poder de crecer y aumentar la producción, tanto de leche, como de carne”, concluye.

Vea el video de la serie “De Productor a Productor” grabado en Fundo Chahuilco: https://youtu.be/eDriPv4vUyU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *